Tips & Secretos

Para lograr tortas exquisitas, además de una buena receta es importante tener en cuenta algunos detalles en la fabricación y elección de los ingredientes. Veamos algunos:

1. Respetar las proporciones de la receta

Esto asegurará el éxito de la preparación. Por lo cual, es importante tener en la cocina medidores (de sólidos y líquidos) fieles y de buena calidad.

    2. Utilizar ingredientes nobles

    Esto ayudará a mejorar notablemente el sabor de la torta. Algunos ejemplos:

  • calidad
    • Reemplazar la esencia de vainilla por vaina de vainilla (en los casos en que sea posible).
    • Utilizar canela fresca (bien aromática) así como clavo de olor y ralladura de cítricos naturales.
    • Cacao amargo en lugar de polvos con sabor a chocolate artificiales.
    • La calidad de la harina es fundamental, así como el tamaño de los huevos y la frescura de la crema de leche.
    • Cuidado con el uso excesivo de polvo para hornear o levaduras poco frescas.
    • Cuanto más "naturales" sean los ingredientes, más intenso el sabor final.
    • Algunos productos descremados/diet (manteca, crema, quesos y leche) no admiten cocción o no presentan el porcentaje de grasa suficiente para lograr una preparación óptima.
  • 3. Controlar la temperatura del horno.

    En algunas recetas se necesita precalentar en temperatura mínima con 15 minutos de anticipación. Es importante respetar este tiempo para evitar "arrebatar" la torta (cocida por fuera, cruda por dentro). No olvidar la torta en el horno ya que se corre el peligro de secarla demasiado y perder su verdadero sabor.

    4. Practicar con antelación.

    Practicar la decoración de la torta con anticipación, en casos en que se presente la misma en público o dentro de un ámbito familiar formal. No es buena idea dejar para ultimo momento este tipo de trabajo ya que muchas veces, los ingredientes fallan y no hay tiempo para remendar el error.

    5. Priorizar y jerarquizar sabores.

    La excesiva mezcla de sabores y texturas no es aconsejable. Cuando se mezcla demasiado el resultado es una torta "híbrida" muy cargada y en algunos casos, relajante. Lo ideal es definir un sabor central (chocolate, limón, frutilla, manzana, frutos rojos, etc) y trabajar por contraste (más dulce o más ácido). Esto garantiza una torta o tarta de sabor realmente equilibrado.